Close

New articles

Consejos para que te den un préstamo, y que sea lo más barato posible

Con la cuesta de enero casi ya superada, son muchos los consumidores que se animan de nuevo a mirar el mercado para comprar aquel coche, aquella televisión o ese teléfono móvil con el que no pudieron hacerse en Navidades por exceder su presupuestos. Otros ciudadanos, por contra, aspiran a realizar un viaje inolvidable, reformar su casa o parte de ella o simplemente renovar el mobiliario. En estos casos, muchos hogares necesitan financiación para afrontar estos gastos. Para ello recurren a los conocidos préstamos o créditos al consumo, un producto bancario gracias al cual el cliente tiene acceso a una cantidad concreta de dinero para adquirir el bien deseado. El consumidor se compromete entonces a devolver este importe en plazos generalmente mensuales junto con al interés acordado. Normalmente, la cantidad financiada oscila entre los 200 y los 75.000 euros. Para intentar conseguir el préstamo al mejor interés posible, una serie de consejos de diferentes compañías con amplia experiencia en finanzas, ahorro y consumo, entre otras, que pueden ayudar al consumidor a lograr el dinero que necesitan lo más barato posible. 

Ser solvente, negociar con varios bancos...

-Demuestra tu solvencia. Lo primero que debes dejar claro a la entidad financiera es que no hay duda de que vas a poder afrontar el pago de tu deuda. En este sentido, es recomendable que si tienes deudas no sobrepasen el 35% de tu nómina. Es importante además demostrar al banco que tiene un trabajo estable y unos ingresos regulares. Para eso, puedes presentar copias de las últimas nóminas, de la vida laboral y los extractos de las cuentas bancarias que tengas. 

-Justifica el uso del dinero. Detallar en qué vas a emplear el dinero que te van a prestar es importante. Los bancos te ofrecerán un interés más bajo cuando el dinero se solicita para financiar un proyecto concreto. Si el cliente no aclara en qué va a utilizar el préstamo, es probable que la entidad observe más riesgo y aplique un interés alto. 

-Negocias con varias entidades y compara. Una de las claves para financiarse al mejor precio es comparar varios préstamos personales para encontrar el que nos ofrezca unas condiciones más atractivas. Lo recomendable es comparar sus préstamos, pedir financiación a un mínimo de tres entidades y, tras obtener sus propuestas, negociar con cada una para tratar de obtener un precio más atractivo.

-Solicita el crédito de forma conjunta. Pedir el préstamo junto a tu pareja u otra personas ayudará seguro a abaratar las condiciones. Los bancos suelen aplicar tipos más bajos cuando un crédito tiene más de un titular, ya que en ese caso el riesgo de impago que asumen es inferior. 

-¡Ojo con los créditos revolving! Se trata de un producto financiero que comercializan muchos bancos como si fuera una tarjeta de crédito que aplaza el pago en cuotas mensuales. Sin embargo, las organizaciones y asociaciones de consumidores critican que este tipo de producto es demasiado abusivo por sus intereses. De hecho, el Supremo llegó a calificar de usura la tarjeta de una compañía que cobraba un interés TAE inicial del 26,82%.

-Asegúrate bien de entender bien lo que contratas. Es importante que tengas claros las condiciones de tu préstamo para saber lo que estás firmando y no llevarte sorpresas posteriores con la cantidad a pagar. Es clave conocer aspectos como la cantidad máxima a solicitar, el interés, el plazo de devolución, la posibilidad de solicitar aplazamientos o de amortizar tu deuda anticipadamente…

Consejos para que te den un préstamo, y que sea lo más barato posible

Con la cuesta de enero casi ya superada, son muchos los consumidores que se animan de nuevo a mirar el mercado para comprar aquel coche, aquella televisión o ese teléfono móvil con el que no pudieron hacerse en Navidades por exceder su presupuestos. Otros ciudadanos, por contra, aspiran a realizar un viaje inolvidable, reformar su casa o parte de ella o simplemente renovar el mobiliario. En estos casos, muchos hogares necesitan financiación para afrontar estos gastos. Para ello recurren a los conocidos préstamos o créditos al consumo, un producto bancario gracias al cual el cliente tiene acceso a una cantidad concreta de dinero para adquirir el bien deseado. El consumidor se compromete entonces a devolver este importe en plazos generalmente mensuales junto con al interés acordado. Normalmente, la cantidad financiada oscila entre los 200 y los 75.000 euros. Para intentar conseguir el préstamo al mejor interés posible, una serie de consejos de diferentes compañías con amplia experiencia en finanzas, ahorro y consumo, entre otras, que pueden ayudar al consumidor a lograr el dinero que necesitan lo más barato posible. 

Ser solvente, negociar con varios bancos...

-Demuestra tu solvencia. Lo primero que debes dejar claro a la entidad financiera es que no hay duda de que vas a poder afrontar el pago de tu deuda. En este sentido, es recomendable que si tienes deudas no sobrepasen el 35% de tu nómina. Es importante además demostrar al banco que tiene un trabajo estable y unos ingresos regulares. Para eso, puedes presentar copias de las últimas nóminas, de la vida laboral y los extractos de las cuentas bancarias que tengas. 

-Justifica el uso del dinero. Detallar en qué vas a emplear el dinero que te van a prestar es importante. Los bancos te ofrecerán un interés más bajo cuando el dinero se solicita para financiar un proyecto concreto. Si el cliente no aclara en qué va a utilizar el préstamo, es probable que la entidad observe más riesgo y aplique un interés alto. 

-Negocias con varias entidades y compara. Una de las claves para financiarse al mejor precio es comparar varios préstamos personales para encontrar el que nos ofrezca unas condiciones más atractivas. Lo recomendable es comparar sus préstamos, pedir financiación a un mínimo de tres entidades y, tras obtener sus propuestas, negociar con cada una para tratar de obtener un precio más atractivo.

-Solicita el crédito de forma conjunta. Pedir el préstamo junto a tu pareja u otra personas ayudará seguro a abaratar las condiciones. Los bancos suelen aplicar tipos más bajos cuando un crédito tiene más de un titular, ya que en ese caso el riesgo de impago que asumen es inferior. 

-¡Ojo con los créditos revolving! Se trata de un producto financiero que comercializan muchos bancos como si fuera una tarjeta de crédito que aplaza el pago en cuotas mensuales. Sin embargo, las organizaciones y asociaciones de consumidores critican que este tipo de producto es demasiado abusivo por sus intereses. De hecho, el Supremo llegó a calificar de usura la tarjeta de una compañía que cobraba un interés TAE inicial del 26,82%.

-Asegúrate bien de entender bien lo que contratas. Es importante que tengas claros las condiciones de tu préstamo para saber lo que estás firmando y no llevarte sorpresas posteriores con la cantidad a pagar. Es clave conocer aspectos como la cantidad máxima a solicitar, el interés, el plazo de devolución, la posibilidad de solicitar aplazamientos o de amortizar tu deuda anticipadamente…